Lenocinio significado prostitutas de los años

lenocinio significado prostitutas de los años

Puesto que eso resultaba inevitable, mejor permitirles que se desahogaran con profesionales. Así respetarían la virginidad de sus novias formales. Los burdeles debían permanecer en zonas alejadas de la población civil, de manera que las mujeres se mantuvieran a distancia de las trincheras y los domicilios particulares.

Una preocupación de los mandos era impedir que oficiales y tropa se mezclaran al acceder a los prostíbulos, de manera que la disciplina se viera menoscabada. Para impedirlo, unos y otros debían frecuentar establecimientos distintos o, por lo menos, presentarse en diferentes horarios. Pero, en ocasiones, eran los propios jefes quienes introducían a las mujeres en el cuartel.

A los legionarios se les podía adoctrinar sobre las virtudes de las mujeres cristianas, pero lo cierto es que seguían frecuentando lo burdeles sin que nadie pudiera convencerles de lo contrario. En los hospitales, la tasa de soldados enfermos de sífilis resultaba preocupantemente alta.

De esta falta de pudor encontramos una expresiva muestra en un periódico extremeño de la época. No se oculta que la sustracción ha tenido lugar es un escenario supuestamente vergonzoso, señal de que no se tenía por escandaloso el comportamiento del militar.

Cada prostituta tenía que pasar por los preceptivos controles sanitarios, como forma de combatir la propagación de las enfermedades venéreas. En general, unos y otros tendían a culpabilizar a las mujeres por la extensión de las enfermedades, atribuyéndoles una sexualidad pervertida. Se suponía que todas, por definición, estaban infectadas. Había que concienciar a los soldados para que tuvieran precauciones. En esta línea, las autoridades promovieron una campaña de concienciación tanto en la prensa y la radio como a través de panfletos y carteles propagandísticos.

Uno de ellos, editado por la Generalitat, advertía contundentemente: La propaganda, sin embargo, tuvo escasas repercusiones.

Como antes los burgueses, se lanzaron a disfrutar de los placeres de Venus. Un observador de la época nos proporciona un testimonio elocuente: En otras ocasiones, el recurso al sexo mercenario constituía una manera de desfogarse después de un periodo prolongado en el frente.

Esto es lo que sucedió con la XV Brigada Internacional tras un período de dos meses y medio de combate. Los estadounidenses llegaron luego y sacaron a los franceses. Tal vez la clave se encuentre en su concepto de masculinidad, no demasiado diferente del esgrimido por sus enemigos. Vemos, por tanto, como un intelectual comunista asumía los tradicionales estereotipos de género que identifican al hombre con la fortaleza y la mujer con la fragilidad.

Como indica Eduard Flechsig y, a partir de éste, William H. Para acabar, una vez que llega Calisto, con una celebración:. En la descripción de Aquilano del vergel encontramos todos los elementos que menciona Curtius: Nos encontramos ante una naturaleza nocturnal activa que escucha los llantos de Aquilano en un remedo folclórico del mito de Orfeo 7. En la carta que leen Faceto y Aquilano de su amada Felicina se indica que le esperan en el huerto de la casa: El hueco se refiere, claro, al ano.

Así aparece, entre otros muchos textos, en el Arcipreste de Talavera o Corbacho: Los encuentros nocturnos en el jardín incitan una sensación de nocturnidad, trasgresión y furtividad presente en la relación entre los personajes principales Felicina y Aquilano. La escena de la furtiva unión nocturna responde, asimismo, al cronotopo de la espera ansiosa del amanecer de la amada que espera a su amante y desarrolla los lugares comunes erotológicos del momento.

En primer lugar, se menciona la separación de cuerpo y alma. En segundo lugar, Felicina desarrolla convencional pérdida de los sentidos corporales que hacen que el amor trascienda el mundo de los sentidos y vaya hacia el de la razón , como cuando dice:.

Finalmente, también aparece la representación dolorosa del mal de amores. A lo largo de la Edad Media y Renacimiento, hay un amplio discurso crítico sobre el mal de amores, sus causas y su conceptualización.

El amor hereos es la enfermedad del sufrimiento amoroso, una enfermedad que no difiere de cualquier otra en el momento, por lo que tiene su diagnóstico, terapia y cura Como indica el doctor Villalobos en el Sumario de la medicina:.

La noche también tiene una funcionalidad clara en el desarrollo del mal amoroso de la pareja protagonista. No en vano Aquilano, ve crecer su mal de amores por la noche:. Entre éstas, el sida es la que actualmente reviste un mayor riesgo. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Historia de la prostitución. Prostitución en la Antigua Grecia. Edad Media Delito y pecado. Consultado el 21 de mayo de Prostitutes may be female or male or transgender, and prostitution may entail heterosexual or homosexual activity, but historically most prostitutes have been women and most clients men.

Consultado el 1 de junio de Consultado el 6 de octubre de Persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona. Diccionario de la lengua española Diccionario de la lengua española en wordreference.

Consultado el 10 de octubre de Etymological Dictionary en inglés. Para qué sirve la poesía? Consultado el 3 de octubre de Universidad de Sevilla , ed. Entre Dios y los hombres. Universidad Autónoma de Madrid. Prostitution in Medieval Society: The History of an Urban Institution in Languedoc.

University of Chicago Press. Sisters and Workers in the Middle Ages. European networks of prostitution and colonial anxieties in British India and Ceylon ca. The Chosun Ilbo English Edition. Archivado desde el original el 27 de junio de Consultado el 5 de abril de Press TV en inglés. Archivado desde el original el 9 de octubre de Consultado el 2 de octubre de The Huffington Post en inglés.

Consultado el 29 de marzo de Organización de las Naciones Unidas. Consultado el 4 de junio de United Nations Treaty Collection en inglés. Resultados y Metodología ] pdf. Women Heath en inglés 27 2: Exploitation, Persecution, Repression [ Prostitución: Explotación, Persecución, Represión ] pdf en inglés.

Prostitución Derecho penal Oficios. Artículos con enlaces externos rotos Wikipedia: Artículos con pasajes que requieren referencias. Espacios de nombres Artículo Discusión. Vistas Leer Editar Ver historial.

Lenocinio significado prostitutas de los años -

En Inglaterra había una cadena de burdeles cerca del puente de Londres, que en un principio obtenía su prostitutas pics barrio rojo amsterdam prostitutas del Obispo de Winchester y luego del Parlamento. En la mayoría de los países se considera completamente ilegal.

Lenocinio significado prostitutas de los años -

Suelen trabajar socialmente en otra cosa. Por entonces tuvimos unos ataques epidérmicos de virtud. La prostitución parece haber existido desde los orígenes de las formaciones sociales humanas. Archivado desde el original el 27 de junio de La prostitución es una expresión de esta opresión, pero también, de la opresión a otros grupos vulnerables como niños, niñas y adolescente. A diferencia de las otras, no ofrecen sólo servicios sexuales y sus prestaciones no son puntuales.

L os antiguos griegos no andaban errados al imaginar casados a Marte y Venus, puesto que los conflictos bélicos parecen desencadenar un incremento masivo de la lívido.

Sociólogos y psicólogos han señalado que hay que entender esta actitud compulsiva como la reacción de unos individuos a los que el hecho bélico arranca de sus ambientes, arrebatando el equilibrio a sus vidas, aunque ello no parece suficiente para explicar la incontrolable necesidad de amor físico.

No es extraño, pues, que las prostitutas pululen allí donde hay soldados. El estallido de la Guerra Civil española, en , llevó aparejado el aumento de la demanda de servicios sexuales, al existir una gran masa de hombres lejos de sus esposas o de sus novias, dispuestos a gastar sus pagas en la compra de sexo.

Un seminarista vasco evocaba, indignado, la relajación del ambiente moral. Cada vez que las tropas entraban en un pueblo, la primera pregunta era por la dirección de las casas de prostitución: Paralelamente a la demanda también se multiplicó la oferta, ya que el propio cuerpo constituía un recurso en situaciones de pobreza, cuando la mujer, al cuidado de los niños, carecía del apoyo económico de un hombre que se había incorporado a filas.

Cuando se terminaban los trabajos en la vendimia, una gran masa de obreras quedaba desocupada y sin medios de subsistencia. En muchos casos se trataba de menores de edad que ofrecían sus servicios de forma clandestina. A la miseria económica se unía la exclusión social, reflejada en el impactante relato de la detención de Rosa , una prostituta de Granada, en diciembre de Tras resistirse, la muchacha les lanzó una especie de maldición: En el bando franquista, la moral católica exigía reprimir cualquier forma de transgresión sexual.

A Rosa, como hemos visto, la detuvieron, pero fue por montar una escena, no por su actividad sexual. Se suponía que los hombres, por su naturaleza, no podían sino caer en el pecado de la lujuria. Puesto que eso resultaba inevitable, mejor permitirles que se desahogaran con profesionales. Así respetarían la virginidad de sus novias formales. Los burdeles debían permanecer en zonas alejadas de la población civil, de manera que las mujeres se mantuvieran a distancia de las trincheras y los domicilios particulares.

Una preocupación de los mandos era impedir que oficiales y tropa se mezclaran al acceder a los prostíbulos, de manera que la disciplina se viera menoscabada.

Para impedirlo, unos y otros debían frecuentar establecimientos distintos o, por lo menos, presentarse en diferentes horarios. Pero, en ocasiones, eran los propios jefes quienes introducían a las mujeres en el cuartel. A los legionarios se les podía adoctrinar sobre las virtudes de las mujeres cristianas, pero lo cierto es que seguían frecuentando lo burdeles sin que nadie pudiera convencerles de lo contrario. En los hospitales, la tasa de soldados enfermos de sífilis resultaba preocupantemente alta.

De esta falta de pudor encontramos una expresiva muestra en un periódico extremeño de la época. No se oculta que la sustracción ha tenido lugar es un escenario supuestamente vergonzoso, señal de que no se tenía por escandaloso el comportamiento del militar. Cada prostituta tenía que pasar por los preceptivos controles sanitarios, como forma de combatir la propagación de las enfermedades venéreas.

En general, unos y otros tendían a culpabilizar a las mujeres por la extensión de las enfermedades, atribuyéndoles una sexualidad pervertida. Se suponía que todas, por definición, estaban infectadas. Había que concienciar a los soldados para que tuvieran precauciones. En esta línea, las autoridades promovieron una campaña de concienciación tanto en la prensa y la radio como a través de panfletos y carteles propagandísticos.

Uno de ellos, editado por la Generalitat, advertía contundentemente: La propaganda, sin embargo, tuvo escasas repercusiones. Como antes los burgueses, se lanzaron a disfrutar de los placeres de Venus. Un observador de la época nos proporciona un testimonio elocuente: En otras ocasiones, el recurso al sexo mercenario constituía una manera de desfogarse después de un periodo prolongado en el frente.

Esto es lo que sucedió con la XV Brigada Internacional tras un período de dos meses y medio de combate. Los estadounidenses llegaron luego y sacaron a los franceses. Cuando cualquier egipcio, por noble que fuese, necesitaba conseguir algo, no dudaba en entregar a su hija, esposa o madre, con tal de satisfacer su ambición.

En Grecia hubo prostitución religiosa desde que se fundaron los templos, por lo que se la vincula al origen mismo del paganismo helénico. En Corinto era usual adscribir al templo de Afrodita mujeres que servían como meretrices y que entregaban a los sacerdotes lo que recaudaban en esa calidad. Constituían una gran atracción que contribuía al enriquecimiento de la ciudad, e incluso llegaron a ser tratadas como benefactoras.

Al comenzar el auge del cristianismo se inició su decadencia, y en su primera epístola a los corintios, San Pablo las fustigó en forma despiadada, poniendo fin a un estilo y una época. En verdad, ya antes del advenimiento del cristianismo, en el período de mayor cultura griega, se había llegado a abolir la prostitución religiosa, pero sus huellas persistieron en muchos ritos y costumbres.

Creó casas especiales, a las que llamó Dicterion, que quedaban confinadas a ciertos barrios y eran monopolio del Estado, que las administraba y percibía impuestos especiales por su rendimiento. Sobre éstas se imponía una serie de limitaciones: La vida de las dicteriades estaba rígidamente reglamentada, y sus costumbres eran controladas con mucha mayor severidad que las de sus equivalentes actuales.

Pero al cabo de poco tiempo, la disciplina se relajó, bajo la influencia de las mujeres extranjeras que invadieron Atenas; las mismas lograron obtener tantas franquicias administrativas y policiales, que, al cabo de un siglo de la creación de los dicteriones, no era difícil encontrar a sus pupilas en los lugares sociales y hasta en el foro.

Dentro de la denominación genérica de cortesanas griegas se encontraban varios grupos, clasificados de acuerdo a las leyes que regían su actividad. El rango superior lo ocupaban las auletridas o tañedoras de flauta, que tenían una relativa libertad de movimientos, ya que podían trasladarse a cualquier sitio.

Iban, generalmente, a fiestas de hombres solos, en las que se podía tasar discrecionalmente su trabajo de artistas y danzarinas. A diferencia de las pornai que eran, en su mayoría, orientales, las heteras eran por lo general mujeres de la clase de los ciudadanos, que habían perdido su respetabilidad o que se negaban a aceptar la vida de reclusión de las matronas atenienses. En la historia romana, en sus inicios, era casi nulo el meretricio, ya que no tenían todavía a Venus como diosa oficial.

No podían casarse y llevaban un distintivo. Con la aceptación de los dioses Venus y Baco en el sistema religioso se incrementó el desenfreno sexual y alcohólico y con ello la prostitución. Ante esta situación se implantó leyes para frenar los excesos. En la antigua civilización etrusca se conocía y admitía la prostitución, hasta el extremo de aceptar que muchas jóvenes formaran su dote con los fondos que recababan con su ejercicio.

Marco Aurelio pone los cimientos en la reglamentación. La prostituta debía llevar su licencia stupri que sería la marca de la indignidad e infamia hasta su muerte. En el año a. Con el advenimiento del cristianismo, comenzó la lucha contra la prostitución. Dioclesiano, Anastasio I y Justiniano trataron de poner un dique a las costumbres licenciosas de la época, ayudando a la rehabilitación de las mujeres caídas, mediante la destrucción de los registros donde constaba su posición infamante, y la anulación de las incapacidades que pesaban sobre ellas.

La nueva religión condenó la corrupción e hizo conocer el dogma del pecado mediante el cual se predicaba una moral muy severa que honraba la castidad y la continencia, y sancionaba la monogamia como ley sagrada.

Su éxito no fue completo, ya que la prostitución continuó su camino en el ocultamiento y el disimulo; sobrevivió pese a tener que franquear barreras éticas y morales totalmente nuevas. En el siglo IX Carlo Magno ordenó el cierre de todos los establecimientos donde las mujeres se permitían tener relaciones sexuales promiscuas y dispuso el destierro de las prostitutas. Pero dada la gran corrupción de las costumbres, las medidas legales resultaban inocuas. Durante la Primera Cruzada, algunas mujeres pagaban su viaje vendiéndose en las ciudades de la Ruta.

Y las Cruzadas siguientes vieron engrosadas sus filas por numerosos contingentes de mujeres vestidas de hombres, que llegaron a crear verdaderos burdeles alrededor de la Tienda Real.

Pese a la devoción religiosa imperante en esa época se toleraba a las prostitutas por considerarlas un mal necesario: Durante el imperio de Diocleciano la prostitución bajó notablemente gracias a la reevaluación social y religiosa producida por el cristianismo. Con la caída de Roma en d. Posteriormente, todos los emperadores cristianos se esforzaron en atajar y reprimir la prostitución. La prostitución masculina, por otra parte, acabó por tomar tanto incremento desde el siglo V a. Tampoco era infrecuente que los hombres se prostituyesen a las mujeres, como se encuentra mencionado en el libro bíblico de Ezequiel y aparece en las poesías de Juvenal y Marcial.

La Edad Media no rompió con las tradiciones de la antigüedad en lo referente a la prostitución, adoptando, por el contrario, muchos de sus puntos de vista. En general, la prostitución en las ciudades medievales y especialmente las del norte, adoptó la forma cerrada de los burdeles, aunque no faltaban casos de la ambulante en forma de danzarinas o tañedoras de arpa y cítara. Si el Talmud menciona casos que recuerdan las costumbres grecorromanas, es sólo por efecto de la influencia de las mismas, existiendo sectas intransigentes como las de los Esenios que vedaban toda relación sexual ilícita.

Sólo en el oriente bizantino e islamita se hallan ejemplos que recuerdan los de las modernas urbes mundiales en esta parte. El nuevo decreto especificaba en qué zonas de París podían vivir las prostitutas, reglamentaba su forma de actuar, la ropa que podían usar y las insignias que las caracterizaba, se las sometía a una inspección y control de un magistrado policial, que llegó a ser conocido bajo la denominación de "rey de los alcahuetes, mendigos y vagabundos".

En Génova y Venecia, la prostitución estuvo reglamentada administrativamente bajo la dirección de una mujer a quien llamaban "reina", que se encargaba de hacer respetar en forma estricta los reglamentos policiales. En Inglaterra había una cadena de burdeles cerca del puente de Londres, que en un principio obtenía su licencia del Obispo de Winchester y luego del Parlamento. En bajo el reinado de Enrique II se dictó una serie de ordenanzas, con las que se trató de evitar la propagación de las enfermedades venéreas.

Con el advenimiento de la Reforma, las costumbres cambiaron totalmente, y se insistió sobre la necesidad imperiosa de castidad. En , en Inglaterra se llegó a considerar la fornicación como una felonía, que al reiterarse podía acarrear la pena de muerte. Alfonso el Sabio de Castilla reglamentó ya la prostitución, ofreciendo cuadros vivos de ella las inmortales obras de Fernando de Rojas y del Arcipreste de Talavera.

Desde principios del siglo XIX esta institución se generalizó en todas partes, y fue considerada por los distintos Estados como una necesidad desagradable a la que era necesario reglamentar y de la que era conveniente sacar beneficios pecuniarios. La prostitución reglamentada se impuso a lo largo de lo que podríamos considerar, época moderna, desde principios del siglo XX, esta institución se generalizó en todas partes y fue considerada por los distintos Estados como una necesidad desagradable a la que era necesario reglamentar y conveniente sacar beneficios pecuniarios.

Por ello, se parte el presente apartado con la prostitución durante la Colonia. La prostitución parece haber llegado a América por la vía de la importación. Sin embargo, las nativas también fueron obligadas de una u otra forma a prostituirse.

No se castigaba a las indígenas que eran seducidas, amancebadas o prostituidas por los españoles, recibiendo muy suavemente éstos [los españoles] las sanciones. Había también entre las muchísimas leyes de Indias varias tendentes a proteger el sexo débil indígena, tales como aquellas que prohibían que las indias fueran obligadas a acompañar en los viajes a los españoles y a salir de su residencia, igualmente que tampoco se aceptaba por las autoridades denuncias de amancebamiento con clérigos si éstas no tenían el resguardo de las correspondientes pruebas, a fin y objeto de poner a las mujeres indígenas a salvo de calumnias.

La vida sexual de la época ofrece a la observación la característica del contubernio del sexo con la religión. Es notable observar que los hidalgos españoles o los "acaballerados" que desprecian a las indias racialmente, no las repugnan como sus queridas o sus prostitutas, formando con ellas verdaderos serrallos en sus haciendas o conviviendo con las mismas en la ciudad.

Hay una pregunta que mucha gente se hace: Puede constituir un acto degradante para mucha gente desde el punto de vista ético, pero no delictivo. En nuestro país la prostitución se reglamentó en regulación estatal del ejercicio de la prostitución en las casas de tolerancia.

En se modifica por una ordenanza municipal y en la Capital se hace "abolicionista" supresión de las casas de tolerancia donde se ejerza la prostitución tomando auge las casas de tolerancia en las comunas limítrofes del Gran Buenos Aires. En ese mismo año , se modifica el Art. En otras palabras la ley suprime el prostíbulo no la prostitución.

Ambos derogados posteriormente derogados por ley Por ello, en sus legislaciones penales, federales o locales, el ejercicio de la prostitución no aparece tipificada como delito. Sin embargo, en los niveles locales persiste el prohibicionismo, tanto en disposiciones municipales y en reglamentos administrativos como en las disposiciones policiales. En lo que difieren los tres sistemas es en el tratamiento legal que otorgan a las personas involucradas.

En estos sistemas todo gira alrededor de la prostituta. Para el Estado moderno, fundado en la democracia, en las libertades individuales, en los Derechos Humanos y en el respecto por la diversidad, ninguno de los tres sistemas da respuesta a los reclamos por lograr que los derechos de los as trabajadores as sexuales sean respetados. Cada vez menos en los países civilizados en que las disposiciones jurídicas se limitan a prescindir de la prostitución sin tomarla en cuenta, existen dos posiciones: Bajo el sistema reglamentarista, el Estado asume el control de la actividad.

Identifica y registra la oferta, a través de licencias o de credenciales, y a partir del reconocimiento del riesgo de contagio de infecciones de transmisión sexual ITS.

La prostitución, bajo esta postura, es un mal necesario que se debe controlar cuidando la higiene de la población. Con esta visión se llega a equiparar a los TSC como transmisores de enfermedades. En la actualidad, producto de la ausencia de un Reglamento que norme esta actividad, permitiendo identificar derechos y obligaciones de las y los TSC, como también de los dueños de locales, clientes y autoridades civiles y policiales en relación a esta actividad, se sucede una serie de violaciones a los derechos fundamentales de las personas, lo cual promueve una espiral de violencia que muchas veces es ocultada, favoreciendo así la continuidad de una situación intolerable en un Estado de Derecho.

La represión penal es la característica principal que define a este sistema. Se pretende eliminar tanto la reglamentación como el ejercicio de la prostitución. En un amplio sector de la doctrina jurídica prevaleció esta corriente que, siguiendo a César Lombroso, establece una equivalencia entre TSC y delincuente. Es típica de los países anglosajones. Implica la creencia de que el instinto puede y debe satisfacerse sólo en las salidas reconocidas por la moral y por la ley, o sea, dentro del matrimonio.

Actualmente, el sistema abolicionista predomina en el escenario internacional. Se fundamenta en la consideración de que toda prostitución es una explotación del cuerpo del ser humano, y que la reglamentación de la actividad sólo consigue perpetuar esta injusticia. Grey Buttler funda en la Federación Abolicionista Internacional originalmente denominada Federación Continental para la Abolición de la Regulación de la Prostitución con delegaciones en la mayoría de las naciones europeas y en Estados Unidos.

Una cantidad importante de los gobiernos en Occidente adopta la tesis abolicionista en parte por la presión internacional generada sobre el tema, siendo que las leyes prohibicionistas que sobrevivieron a la segunda mitad del siglo XX se enmarcan en una tendencia de moralización de la post-guerra. Los sistemas abolicionistas son en realidad una combinación entre la abolición de la normatividad general sobre la prostitución y el mantenimiento de la prohibición instrumentada a través de medidas coercitivas en los niveles locales o municipales.

En teoría, al ser considerada como víctima, la prostituta no es detenida, sino sujeta a programas de tratamiento y reeducación. El sistema abolicionista persigue a aquellos agentes que inducen, mantienen, permiten y se benefician de la prostitución ajena.

Los delitos sexuales presentan jurídicamente un nuevo encuadramiento con que la ley La nueva legislación incluye varios delitos sexuales de origen casuístico, con un ordenamiento nuevo, protegiendo la totalidad o integridad de la persona y sus derechos sexuales, su derecho individual a disponer de su persona y de su sexualidad. Dentro de los delitos sexuales podemos observar solo cuales pueden estar indirectamente vinculados a la prostitución.

Cuando se habla de prostitución, se acostumbra a pensar que solo atañe a las mujeres, pero tal presunción es falsa, existe prostitución femenina y masculina, de adultos y de menores, pero es el hombre quien la crea, quien se beneficia con ella.

La pregunta que surge es: As, son madrigueras de gente marginal y focos de epidemias no siempre controlables sanitariamente dadas las deplorables condiciones de higiene. Allí viven familias apiñadas que duermen todos juntos en una promiscuidad en que las intimidades prohibidas se hacen inevitables exacerbadas por el alcohol y las drogas.

Algunas adolescentes pasan por la experiencia ingrata de ser asaltadas por jóvenes maleantes, naciéndoles un solo pensamiento: Para lograrlo se van con el primer hombre que le promete protección y tras algunos engaños la prostitución suele ser el fin de sus existencias. La anorgasmia de las prostitutas es un hecho conocido y favorece o da oportunidad a que muchos hombres puedan realizar el aislamiento neurótico del goce y la ternura, Son aquellos que por inhibición emocional no pueden "desear allí donde aman, y no pueden amar allí donde desean" porque se angustian.

A las prostitutas les sucede lo mismo. Entregan su cuerpo, pero no su mente, que permanece ausente en una fantasía alejada de la realidad. Estos señores a los genéricamente se lo suele llamar "ejecutivos", muchas veces son los responsables de desencadenar conductas prostituidas. Cuantas aspirantes a locutoras, actrices, secretarias, modelos, sufrieron este proceso para poder llegar a tener un status dentro de su profesión.

Ciertas mujeres enmascaran su verdadera profesión prostitutas , simulando tener ocupaciones decorosas con las que justificarse ante el "mundo" como una pantalla, y en realidad son las replicas argentinas de las "call girls" americanas. Practican la prostitución de alto nivel, son las chicas que a cambio de suculentas remuneraciones son requeridas por importante empresas para "amenizar" una reunión de ejecutivos sobre todo cuando hay que concretar importantes negocios con otras empresas o cuando llegan hombres de empresas extranjeras a los que hay que "agasajar" convenientemente.

Sin hablar de las que pululan por ciertas confiterías o lugares de reunión en la jerga "gatos" a la espera de lograr "levantar" a ciertos personajes para poder resolver sus ambiciones personales y requerimientos económicos. Por otra parte existen prostitutas lesbianas que ejercen el rol de rufianas y que inician a otras en la prostitución. Proclividad al desorden financiero, el derroche y al lujo ostentoso. Conductas irreflexivas superficiales y transgresoras.

Tendencia a la diversión y aturdimiento en una supuesta vida dedicada a pasarla bien, que contrasta con el pesimismo y desesperanza con que vivencia su futuro. Falta de discernimiento entre lo verdadero y lo falso. Espíritu aventurero irreflexivo sin medir las consecuencias. Cierta ingenuidad y credulidad en las promesas de terceros. El orgullo de ser explotada, hecho que facilita la participación de un proxeneta.

Entre los factores sociales que la impulsan se encuentran: Entre las conductas actuales observadas a veces no es sencillo delimitar entre una conducta liberal y una prostituida; una sexualidad libre, de una sexualidad promiscua y sobre todo las manifestaciones de una prostitución enmascarada. Suelen trabajar socialmente en otra cosa. Son las que se muestra a la vista y son conocidas por todos. Constituye en la persona que fomenta la actividad del TSC.

lenocinio significado prostitutas de los años

0 thoughts on “Lenocinio significado prostitutas de los años

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *