Sexo con prostitutas adicto a las prostitutas

sexo con prostitutas adicto a las prostitutas

Todo empieza con una caña. Te animas y te pules otras cuatro. Y una copita, y otra, y otra. Y te haces una raya, y otra. Y otra caña y otra copa y otra raya. Y te subes con una tía, y otra, y dos a la vez. Y de repente son las seis de la tarde y te das cuenta de lo que has hecho. De que llevas 30 horas desaparecido. De que tienes 40 llamadas perdidas de casa y del curro.

De que te has gastado 2. De que te has ido a la mierda. Y te quieres morir. Juras no volver a hacerlo, pero vuelves. Y empieza con una caña". Arturo se calla y apura el Trina. Porque Arturo, este agente comercial de 36 años, impone lo suyo. Hace falta mucho aplomo para llevar ese traje príncipe de Gales y esa corbata de apabullante nudo Windsor como quien lleva un pijama.

Exuda seguridad en sí mismo. Viene de negociar un pedido y le quedan flecos pendientes, explica mientras acribilla los teclados. Luego cierra sus chismes, mira a los ojos y suelta la anterior parrafada. Sabe a qué ha venido. A contar su vida. Con pelos y señales. Tengo que ir a desahogarme". No he perdido el trabajo de milagro, no me ha dejado mi novia de milagro, estoy vivo de puto milagro. Trabajo 16 horas, llevo una vida perra, el alcohol, la coca y el sexo son mis vías de escape, y bla, bla, bla, de acuerdo.

Pero la culpa de lo mío es mía y el resto son excusas. Aquí donde me ves, soy un esclavo. Tengo todo controlado menos mi vida". Arturo es un adicto al sexo real, con un trabajo real y un problema tan real y acuciante como para pedir auxilio urgente. Hoy ha ido por primera vez a la consulta de Carlos Dulanto, un médico especializado en adicciones. Y adictos al sexo. Algunos, a varias cosas o a todo a la vez. Jóvenes y maduros, profesionales y parados, gente lo bastante solvente para abonar los 80 euros de cada sesión semanal de una terapia que requiere un mínimo de un año.

La del sexo, como todas las adicciones, no se cura, dice Dulanto. Se controla o no se controla. O puedes con ella, o puede contigo. Esa es la batalla interior que ha emprendido Arturo. Por ahora tiene sólo una certeza: Así que se autoaplica una política de tolerancia cero: Trina -y Aquarius y Nestea y Fanta- a discreción. Lleva todo el día alternando con clientes, ha trasegado litros de agua edulcorada y tiene el estómago como una lavadora. Ahora mismo se tomaría una cañita para empezar el fin de semana.

Este es "el nuevo Arturo". Ya lo ha dicho antes. El alcohol es el interruptor que pone en marcha su circuito vicioso. La primera medida para apagarlo es no encenderlo. Marchando otro Trina para el caballero. El problema de Pedro es que su circuito se enciende solo. No le hace falta ni una caña. Le basta ir por la calle y cruzarse con una chica con escote. O estar en casa y ver a Pilar Rubio mover las caderas en Mira quién baila.

Se produce el clic. Ni con masturbarme en la cama. Yo me subo por las paredes y tengo que salir a desahogarme". Pedro habla en presente, aunque lleva un año yendo al Centro de Tratamiento y Rehabilitación de Adicciones Sociales Cetras de Valladolid para intentar superar su adicción al sexo.

Blas Bombín, psiquiatra, fundador de esta entidad benéfica que cobra a sus pacientes una tarifa plana de 10 euros mensuales, cree que Pedro "va por buen camino, poco a poco". Pero el interesado es el primero en admitir la evidencia. Soy, si acaso, un adicto en rehabilitación. Llevo tres euros encima, pero si ahora me das 50, iría a fundírmelos a un puticlub".

Pedro acaba de salir de trabajar. Un empleo de ocho a tres en una factoría automovilística de Palencia. Una sirena marca el fin de la jornada. Segundos después se materializa una legión de operarios al trote hacia el aparcamiento.

Pedro, un hombretón moreno, viene caminando. Tenía coche, pero tuvo que venderlo. Aunque quisiera, no puede pagar. Es la cuota diaria de los 20 que le da su madre cada semana para café y tabaco. Pedro tiene 35 años y vive con sus padres.

Cobra euros, pero cada mes le retiran de su cuenta para amortizar las "decenas de miles" que debe por los "cuatro o cinco" créditos que ha pedido para costearse su adicción. Él mismo ha anulado sus tarjetas. Ha ordenado al banco que no le deje sacar dinero. Todos sabemos de personas que dicen necesitar dos, tres, cuatro descargas sexuales al día para sentirse en forma.

Hombres que frecuentan prostíbulos a espaldas de sus parejas. Salidos de ambos géneros. Pues bien, probablemente ninguno sea adicto al sexo. Puede ser, sin embargo, que a su lado en su oficina, cubierto por el manto de respetabilidad de un matrimonio y dos niños o el halo de liberalidad de un soltero sin pareja, trabaje un sexoadicto.

Alguien para quien el sexo es a la vez el cielo y el infierno. Un afectado por el mal de los insaciables. Pero eso no significa que otro tipo de conductas, como la promiscuidad sin afecto o una alta actividad sexual, sean anormales o patológicas. Tampoco lo es la abstinencia. La sexualidad humana es muy diversa.

Pero lo aberrante es mezclar criterios morales con criterios médicos: Para poder hablar de una conducta psicopatológica se tiene que traspasar la línea roja".

La cuestión es que esa adicción no figura en ninguno. Al menos no en la biblia mundial de psiquiatras y psicólogos. Habla por una parte de los "abusos de sustancias químicas" o drogodependencias, y por otra, de los "trastornos del control de impulsos", entre los que incluye la ludopatía. Del sexo compulsivo, nada. El primero en acuñar la expresión fue el norteamericano Patrick Carnes en su libro Out of the shadows: Me confundí con el dinero y la fama.

Creí que sería impune y podría disfrutar de las tentaciones", musitaba hace unas semanas un cariacontecido Woods en su acto de contrición televisado a todo el planeta. Las tentaciones, que se sepa, son sus relaciones extramaritales con una docena de mujeres de bandera. Al poner, el autor, énfasis en los clientes realiza las siguientes preguntas: Un estudio realizado por la Ministra de la Paridad y la Igualdad Profesional equivalente a la Secretaría de la Mujer de Francia mostró que la mayoría de los varones que consumen prostitución no pertenecen a edades avanzadas, ni son jóvenes estimulados por su revolución hormonal, sino hombres entre 35 y 50 años y son casados o viven en pareja.

A partir de la encuesta, se logró agrupar a modo de tipología a los hombres aficionados a la prostitución. Una de ellas es la abstinencia sexual y la soledad afectiva. La mayoría de los clientes habituales y ocasionales explican su debilidad por las prostitutas en función de su timidez y temor a las mujeres, entre otras inhibiciones.

Optan por la prostitución cuando el contacto con las mujeres verdaderamente deseadas se les ve dificultado. La segunda causa a que apelan los entrevistados es la desconfianza, el temor y el odio que les inspiran las mujeres. En este grupo se encuentran los varones que fundan su misoginia en experiencias conyugales desastrosas, divorcios controvertidos que confirmaron lo que siempre sospecharon: Es interesante observar que en este nivel se agrupan los varones que culpan a la sociedad por el poder de las mujeres y añoran las épocas en que los hombres las dominaban.

La tercera categoría incluye a los consumidores de mercancías.

: Sexo con prostitutas adicto a las prostitutas

Sexo con prostitutas adicto a las prostitutas Yo que tu me abstengo un poco. En cantidad o en calidad, o las dos cosas. Tenían garantizado el éxito. Varones impulsivos y compulsivos que no pueden renunciar al acto sexual pues resulta como una droga que los tranquiliza. Llegó un poco tarde a casa, pero Andrea no le dio mucha importancia, pues él nunca llegaba oliendo a alcohol o cigarrillo.
CODIGO DE HAMMURABI DERECHOS DE MUJERES Y NIÑOS PROSTITUTAS FOLLANDO A PELO Contactos prostitutas madrid prostitutas folla
Sexo con prostitutas adicto a las prostitutas Juego de tronos prostitutas casas de prostitutas
Sexo con prostitutas adicto a las prostitutas Prostitutas a domicilio mostoles prostitutas tumblr
sexo con prostitutas adicto a las prostitutas

0 thoughts on “Sexo con prostitutas adicto a las prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *